Crítica de “Dejar el mundo atrás”: Una distopía elegante y tensa con sabor a realidad

«Dejar el mundo atrás» es una visión distópica que nos sumerge en un escenario apocalíptico, donde la sutileza y la tensión social se entretejen en una narrativa que, aunque irregular, mantiene al espectador en vilo. Dirigida por Sam Esmail y basada en la novela de Rumaan Alam, la película logra un equilibrio delicado entre el thriller y la crítica social.

La trama sigue a Amanda (Julia Roberts) y Clay (Ethan Hawke), una pareja neoyorquina que, junto a sus hijos, alquilan una casa en Long Island buscando una escapada de la rutina. Sin embargo, la llegada inesperada de los propietarios de la casa, G.H. (Mahershala Ali) y su hija Ruth (Myha’la Herrold), tras un apagón en la ciudad, desata una serie de eventos misteriosos y tensiones raciales latentes.

La actuación de Roberts, interpretando a una mujer privilegiada y con prejuicios raciales apenas disimulados, es destacable, aunque por momentos roza el estereotipo. Ali, por su parte, brilla en su papel, aportando una mezcla de carisma y misterio que mantiene al espectador en constante duda sobre sus verdaderas intenciones. La interacción entre ambos personajes es uno de los puntos fuertes de la película, revelando las complejidades y prejuicios inherentes a las dinámicas de poder y raza.

Aunque visualmente la película es una delicia, no está exenta de fallos. A pesar de sus ambiciones y su intrigante premisa, la película a veces se siente arrastrada por su propio peso. El guion, aunque inteligente, a veces se pierde en su intento de abarcar demasiados temas, desde el racismo hasta el colapso social, sin profundizar del todo en ninguno. Esto, sumado a una duración que se siente excesiva, disminuye el impacto de lo que podría haber sido una obra maestra del género.

En definitiva, «Dejar el mundo atrás» es una película que, a pesar de sus defectos, ofrece una experiencia cinematográfica tensa y provocadora. Con actuaciones sólidas y una dirección hábil, se sitúa como una adición valiosa al género del thriller distópico.

«Dejar el mundo atrás» se estrena mañana en Netflix.

Powered by WPeMatico