[Reseñas] Marvel Gold. Los Cuatro Fantásticos 2: La batalla del Edificio Baxter

Portada de Marvel Gold. Los Cuatro Fantásticos 2: La batalla del Edificio Baxter

 Edición original: Fantastic Four 22-43 y Annual 2, Silver Surfer 1-7 (backups) y Marvel Super Heroes 23 USA.
Fecha de salida: Enero de 2017
Guión: Stan Lee
Dibujo: Jack Kirby & otros
Formato: Libro en tapa dura, 648 páginas.
Precio: 39,95 €

Con la introducción al mundo de Los Cuatro Fantásticos se dio el pistoletazo de salida al universo Marvel que hoy conocemos actualmente, todo empezó con las primeras aventuras del cuarteto que fueron escritas por Stan Lee y dibujadas por Jack Kirby durante más de 100 números. En junio del año pasado Panini se puso con los deberes pendientes y publicó un tomo recopilando los primeros capítulos y el pasado mes de enero dieron la bienvenida al nuevo año 2017 con el segundo de estos Omnigold.

Sin seguir un hilo conductor a lo largo de los 20 números y especiales aquí recopilados, estamos ante una gran cantidad de aventuras de Reed, Sue, Johnny y Ben en las que se enfrentan a multitud de enemigos y se encuentra con otras caras conocidas de la editorial.

A rasgos generales lo que se dijo en su momento se sigue aplicando a esta continuación, los guiones de Stan Lee son directamente absurdos y se limitan a repetir la misma estructura una y otra vez, únicamente cambiando los enemigos y el escenario, sus bondades no se encuentran tanto en la ejecución (se notan claramente las carencias de Lee como guionista) sino en las ideas que hay detrás, que derrochan imaginación e inocencia por los cuatro costados, un aspecto en el que por otro lado también tiene mucho que decir Kirby como dibujante.

Como se ha comentado en otras ocasiones, los diálogos sobre expositivos y cierta grandilocuencia no ganada son fruto de la dinámica que Lee consiguió establecer en la Marvel de los sesenta, historias inofensivas y entretenidas que eran totalmente independientes entre sí salvo pequeños hilos argumentales que se desarrollaban a cuenta gotas. Lo que puede estar bien en pequeñas dosis (un número mensual o quincenal) satura cuando se lee en grandes cantidades, que es justamente el caso de este tomo.

El cuarteto protagonista no se aleja mucho de su zona de confort y los roles establecidos en el anterior tomo aquí se mantienen. Como entonces, es la Cosa la que sale mejor parada siendo la que aporta los muy divertidos toques de humor irónico a lo largo de todas sus aventuras y el que tiene los momentos dramáticos más impactantes. En el otro extremo tenemos a Sue, personaje al que pese a darle más poderes para hacerla más útil en el equipo no se aleja nada de su papel de damisela en apuros, de hecho, el machismo imperante en todo momento es directamente insultante, y no únicamente con la hija de los Storm. Fruto de su época, pero eso no lo hace correcto.

Una vez leída una, leídas todas las historias de los 4F que aquí se recopilan, así que resulta ciertamente paradójico que lo mejor del tomo sean unos complementos de Uatu el Vigilante que aparecieron en 1968 (cuatro años después de la veintena de capítulos que aquí tenemos) en la primera serie regular de Estela Plateada que nada tienen que ver con los habitantes del Edificio Baxter. En esta media docena de números, el Vigilante nos enseña algunos de los acontecimientos que ha llegado a ver en su larga vida como observador silencioso e inmutable. Pese a que como con los cómics del cuarteto los diálogos dejan mucho que desear, sus argumentos son en prácticamente todos los casos muy imaginativos y hasta cierto modo rompedores con lo que se hacía por aquel entonces.

Imagen de Fantastic Four Annual #2, por Stan Lee y Jack KirbyAquí volvemos a contar con Jack el Rey Kirby a los lápices y notamos una evolución en su estilo, no tan pronunciada como en el anterior tomo pero sigue presente. Se explotan cada vez más las posibilidades visuales de los poderes de los protagonistas (sobre todo de los de Reed) y poco a poco se va desatando, mostrando viñetas más experimentales como aquellas que usa ilustraciones realistas de fondo. Si se ha de sacar un pero es la ausencia de fondos, optando por colores planos que varían según el colorista y hace que la misma pared tenga dos colores distintos de un número a otro.

Pero Kirby no es el mejor dibujante del tomo, son los encargados de ilustrar las vivencias del Vigilante como Gene Colan los que, con sus juegos de sombras y composiciones más atrevidas, realzan el mediocre guión de Lee.

La edición de Panini es brillante, por el precio que tiene no se esperaba menos. Salvo un par de ereorres de traducción no muy graves en los cómics, este tomo cuenta con varios artículos, tanto de Raimon Fonseca como del mismo Stan Lee y al final hay varias páginas con bocetos, páginas inéditas o portadas de las ediciones españoles que harán las delicias de los coleccionistas, que es a quien apunta con su precio de 40€.

Los Cuatro Fantásticos de Stan Lee y Kirby son una clara muestra de la imaginación de la Marvel de los sesenta, no importandoles el sentido del ridículo mientras pudieran ofrecer historias divertidas y entretenidas que, a día de hoy, se sienten desfasadas. Para complementar la colección del cuarteto, los números del Vigilante dan un soplo de aire fresco a la monotonía instaurada y convierten a este tomo en el ideal para los fans de la Marvel de esta época o de los personajes.

 

La entrada [Reseñas] Marvel Gold. Los Cuatro Fantásticos 2: La batalla del Edificio Baxter apareció primero en BdS – Blog de Superhéroes.

Powered by WPeMatico