Las 13 películas más terroríficas de 2017

Terror2017

Vivimos buenos tiempos para el terror: en las listas de las mejores películas del año se han encaramado películas de género sin ninguna dificultad. ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’, ‘Déjame salir’ o ‘Crudo’ han puntuado muy alto en las opiniones de los críticos, junto a géneros más tradicionales o producciones más vistosas.

Y una película de género como ‘It’, a partir de un libro clásico de un nombre propio tan importante como Stephen King, se ha encaramado a los más alto de las listas de taquilla, superando a peliculas como ‘Thor: Ragnarok’ o ‘Fast & Furious 8’ y casi alcanzando a ‘Spider-Man: Homecoming’ o ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’.

Un buen año para el terror, pues, que además nos ha dejado películas de impacto mainstream mucho menor pero de calidad artística como hacía años que no veíamos. Y además, con una gran variedad de estilos: del post-horror (que dicen algunos) de ‘Llega de noche’ al regreso a plena forma de M. Night Shyamalan con ‘Múltiple’, de superproducciones que se estrellaron en taquilla como ‘La cura del bienestar’ a películas asumidamente arties y para circuitos alternativos como ‘Personal Shopper’. Hasta cine español destacable y de género hemos tenido este año.

Hemos recopilado algunas de nuestras muestras favoritas de cine de terror y os las presentamos en 13 píldoras en oqrden ascendente donde no están todas las que son, pero son todas las que están. Recordad que consideramos solo películas estrenadas en salas (o VOD) en España durante 2017, lo que deja fuera, por ejemplo, a muchas de las películas que vimos en festivales especializados como Sitges, y que permanecen inéditas.

13 – ‘Prevenge’

Casi nos gustaría que ‘Prevenge’ fuera en esta lista acompañada de una película que se estrenó a la vez, con la que tiene mucho en común y que no es exactamente cine de terror, pero bebe de una fuente indudablemente afín al género, la explotación satánico-erótica de los sesenta y setenta: ‘The Love Witch’. Junto a ‘Prevenge’ conforman un díptico de humor y horror feminista en un año especialmente propicio para las mujeres en pantalla.

‘Prevenge’ es una joyita de humor negro escrita, protagonizada y dirigida por una estupenda Alice Lowe, que oye voces de la criatura de la que está embarazada y se embarca en una sangrienta odisea de venganza que ironiza con la idea del trauma físico que supone todo embarazo. Ágil y brutal, sin ninguna concesión hacia el género masculino, ‘Prevenge’ es una de las comedias de horror del año, que entronca con acierto con clásicos del género como ‘La semilla del diablo’ o ‘Baby Blood’.

12 – ‘It’

Aunque no nos haya entusiasmado demasiado en términos generales, y haya otras producciones de género muy superiores este año (las once que van por delante en esta lista, para empezar), el impacto y la importancia de ‘It’ es indiscutible. No se puede hablar del terror en 2017 sin mencionar esta adaptación que ha vuelto a poner de moda a Stephen King, y que se ha plasmado también en la terrible ‘La torre oscura’ y en un par de estupendas adaptaciones para Netflix.

La película en sí funciona más por la parte dramática y emocional que por la de terror (y porque pone sobre la mesa todo lo que desvergonzadamente le ha copiado ‘Stranger Things’ al libro original). Pennywise es un icono y la película está llena de secuencias memorables, pero Andy Muschietti no es el más elegante de los directores y abusa de los sustos de andar por casa. Con todo, una de las responsables de que el terror vuelva a estar de moda y todo un fenómeno a nivel de taquilla.

11 – ‘El juego de Gerald’

Y si ‘It’ es una recuperación de Stephen King con una de sus novelas más imitadas y queridas, ‘El juego de Gerald’ y ‘1922’ acuden a dos piezas más desconocidas del autor, en un par de miniaturas de terror casi teatral pero perfectas en su modestia y concisión. Han sido sendas sorpresas que demuestran no solo la versatilidad como contador de historias de King, sino que hay espacio para horrores más domésticos entre sus adaptaciones, y una platadforma como Netflix puede ser un vehículo perfecto para ello.

De las dos, ‘El juego de Gerald’ es la más arriesgada debido a lo exigente de su punto de partida: un solo decorado, y una mujer esposada a una cama durante varios días mientras su marido se pudre a sus pies. La adaptación entiende muy bien los diálogos que la protagonista (una extraordinaria Carla Gugino) va teniendo para desarrollar la historia, y en determinados aspectos pule la novela original. Hay una conclusión disccutible, pero que ya estaba en el libro, pero con ella o no, el resto de esta peliculilla está tan pulido que entra sin problemas en nuestra lista de lo mejor del año.

10 – ‘La autopsia de Jane Doe’

Estrenada de tapadillo en salas en 2017 aunque ya tiene casi un par de años, esta pieza minúscula parece casi un episodio de ‘Twilight Zone’: tres personajes, un cadáver, un solo, claustrofóbico y aterrador escenario… un par de forenses -padre e hijo- reciben el cuerpo de una joven anónima y comienzan a desentrañar sus secretos. La forma en la que lo sobrenatural va permeando en la trama, la simpática y original relación entre los dos protagonistas, el estupendo empleo de las posibilidades del escenario… todo compone una película engañosa en su aparente simplicidad, pero que en realidad es un complejo mecanismo de relojería de lo horrible.

9 – ‘Llega de noche’

La película que llegó saludada por muchos como la gran revolución del año dentro del género se quedó un poco a medio gas, entre otras cosas porque encaja mejor dentro de las películas de post-apocalipsis, subapartado plaga bíblica / vírica. El retrato de una familia aislada del contagio y que recibe a unos extraños con los que intentan salir adelante tiene mucho de atmosférica pero poco de concluyente y, salvo alguna escena argumentalmente prescindible, poco de aterradora. Aún así, es interesante su adición al canon postapocalíptico, su atmósfera lúgubre y su retrato, paradójicamente, del día a día de los protagonistas, lleno de sospechas y descubrimientos.

8 – ‘Múltiple’

Más que una buena película de terror psicológico, un estupendo thriller de serie Z que bebe de predecesores tronadísimos, de la parte más psicotrónica de ‘Psicosis’ al mejor De Palma sobreexplicativo. Sobre todo, y aunque ‘Múltiple’ está por debajo de su ya extraordinaria -aunque pasó casi desapercibida- ‘La visita’, supone un regreso de M. Night Shyamalan al género que le dio la fama.

No tan demencial ni arriesgada como podría haber sido (James McAvoy se queda muy lejos de dar vida a las 23 personalidades de Kevin), ‘Múltiple’ es sin embargo un torture porn suave con raíces en el cine de psicópatas y con un espléndido uso de las interpretaciones y la tensión. Capaz de entusiasmar tanto al fan del horror para multicines como al gourmet del psicologismo-basura, ‘Múltiple’ es una de las películas más directas y efectivas del año, dos caracteristicas en las que Shyamalan ya ha probado sobrada eficacia.

7 – ‘Verónica’

Pues ya habíamos perdido la cuenta de los años que hacía que una película de terror española impactaba de esta manera en taquilla y en resultados artísticos. No solo oficialmente, sino también con espíritu genuinamente español, acudiendo a imágenes y referencias que sintamos cercanas -nada más cercano a lo español que un colegio de monjas siniestras y los Héroes del Silencio en los noventa.

Paco Plaza vuelve a ponerse en primera fila del terror nacional con una historia que no destaca por su originalidad, pero que aún así consigue esquivar los grandes peligros de su propuesta (depender demasiado del popular caso real que la inspira -el Expediente Vallecas-, o de los éxitos internacionales en los que claramente se quiere reflejar, tipo ‘Expediente Warren’), y triunfar gracias a lo honesto y sencillo de su propuesta. Con elementos como una interpretación estupenda de la debutante Sandra Escacena o un exquisito trabajo de ambientación, ‘Verónica’ nos ha devuelto la esperanza en una fértil y futura escena fantástica surgida de aquí.

6 – ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’

Según las constantes del cine de Yorgos Lanthimos se van repitiendo, tanto sus admiradores como sus detractores se multiplican. Ha perdido el factor sorpresa, pero su propuesta se ha sofisticado hasta el punto que se permite entrar en terrenos cercanos al cine de género para subvertirlos desde dentro. Después de aquella comedia desconcertante sobre los peajes que se pagan en la vida en pareja que fue ‘Langosta’, es el turno de una película sobre los pecados y sus expiaciones.

Todo al estilo Lanthimos, claro. Es decir: humor desconcertante, personajes hieráticos, perversión de las tópicos del cine mainstream -empezando por el uso de los actores-, giros de guión que lanzan la película de un tema a otro… ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ parece una película de las de “amenaza que se gana la confianza de una familia para destruirla”, pero es mucho más: una reflexión sobre el pasado y su impacto en quienes nos rodean. Con chistes. Y terror.

5 – ‘Crudo’

La sorpresa más radical del año llegó desde un país del que estamos acostumbrados a recibir algunas de las películas más viscerales del género. El cine de horror francés, su habilidad para proponer metáforas de atroz contenido visual y temático pero que a la vez tratan complicados temas que ahondan en el espíritu humano, recibe aquí una estupenda actualización, con una película acerca del traumatico crecimiento personal de una universitaria vegetariana que descubre una insospechada pasión por la carne humana.

El descubrimiento de una dimensión horrible en su personalidad es el núcleo de una pesadilla con una tensión manejada perfectamente, sobre todo gracias al trabajo de la protagonista, Garance Marillier. La directora de esta espiral de excesos cárnicos, Julia Ducournau, introduce un subtexto feminista en el relato que refuerza la agresividad de una película que funciona a varios niveles, incluido el de simple relato de terror gore y sin domesticar.

4 – ‘El vacío’

Algún problemilla de ritmo y de ejecución de su ambiciosa propuesta no le quita ni un ápice de valor a una película producida por crowd-funding de forma completamente independiente. Se trata de un regreso a los valores de películas como ‘Re-Animator’ o ‘Re-Sonator’, ecos lovecraftnianos incluidos, dirigida por el técnico de efectos especiales Steve Kostanski y el diseñador visual Jeremy Gillespie.

Juntos proponen una historia opresiva y demencial acerca de un grupo de personas atrapados en un hospital donde se están llevando a cabo ritos impíos. Su principal salto al vacío está en los efectos especiales, ejecutados de forma artesanal, con látex y prótesis, lo que refuerza su estilo nostálgico y que reivindica tiempos de terror más físico, más tangible. Puede que no sea una película redonda, pero ‘El vacío’ se acerca a algo que necesitábamos con urgencia en 2017: una declaración de principios.

3 – ‘La cura del bienestar’

Y si ‘El vacío’ es un prodigio, de auténtico milagro podemos calificar ‘La cura del bienestar’, una película que por desgracia, y para sorpresa de muy pocos, acabó siendo un penoso fracaso de taquilla. Preciosista y excesiva, con estructura de pesadilla gótica y muy cuidada en lo visual, la película de Gore Verbinski se apoya en interpretaciones también con un componente alucinado de Dane DeHaan y Mia Goth.

La historia de un joven atrapado en un sanatorio de reposo en Europa tiene tintes tanto kafkianos como de relato alucinógeno de Edgar Allan Poe, con sus gotitas de necrofilia y de enigma morboso. Una película inconcebible fuera de los grandes presupuestos debido a su suntuosidad, pero a la vez, una de esas producciones que por desgracia estamos destinados a cada vez vamos menos a menudo.

2 – ‘Personal Shopper’

El inclasificable Olivier Assayas propone una película que solo muy por los pelos entra en lo que podríamos calificar como una película de terror, pero que sin duda es una de las propuestas más valientes y tenebrosas del año. Una medium que trabaja como asistente personal de una estrella cree que puede comunicarse con su hermano muerto, en una historia minúscula y aparentemente intrascendente, pero que gracias a la interpretación de Kristen Stewart se convierte en algo más que el retrato de una vida hastiada.

Las secuencias de apariciones, en las que Assayas parece burlarse de la sofisticación de los efectos especiales actuales, sumadas a las perturbadoras y magnéticas escenas donde la protagonista se prueba la ropa de su jefa, son suficientes para encajar esta película entre lo más interesante, siniestro y personal del año. Aunque monstruos, lo que se dice monstruos, solo salgan algunos de insoportable cotidianeidad.

1 – ‘Déjame salir’

La mejor pelicula del año (¡de terror o no!) es esta inteligentisima mezcla de alegoría social, cuento de terror y comedia siniestra. Disfrutable como cuento metafórico o como perfecto artilugio de suspense, Jordan Peele recupera un espíritu muy de los setenta, con su carga de profundidad dirigida con una carcajada sardónica hacia aquellos que mueven los hilos de las convenciones sociales. La inteligente y muy salvaje idea que le da base es a la vez caricatura y triste reflexión, y es en ese equilibrio donde la película funciona mejor.

Lo que hizo ‘La cabaña en el bosque’ hace unos años con los tropos del cine de terror lo hace ahora ‘Déjame salir’ con un mensaje crítico y demoledor. Jordan Peele se ha convertido, sin necesidad de hacer concesiones a los fans más estrechos del género, y de paso arrasando en taquilla, en uno de los nombres propios más prometedores del cine de terror.

También te recomendamos

‘El vacío’ rinde tributo a los clásicos del terror en forma y fondo, y le suma espíritu renovador

Las 28 películas imprescindibles de 2017 según Espinof

Tu foto favorita puede ser dos veces mejor


La noticia

Las 13 películas más terroríficas de 2017

fue publicada originalmente en

Espinof

por
John Tones

.

Powered by WPeMatico